lunes, 10 de enero de 2011

Pasadía en Belém - explorando los alrededores

Belém es un distrito al oeste de Lisboa y verdaderamente una visita obligada. Para ello fuimos en guagua ―la número 727―, aunque hay otras opciones, y en apenas media hora estábamos frente a este hermosísimo edificio: el Monasterio dos Jerónimos. Seguido se encuentra el museo Nacional de Arqueología y el Museo de la Marina. En estas fotos se ve la fachada del portal sur con todas sus obras y esculturas talladas de la virgen rodeada de ángeles o otros detalles. Uno se queda pensando en el trabajo y la majestuosidad de esos edificios, pues ya nadie se da a la tarea de construir así.

El problema era que había mucha fila para entrar, y el día estaba tan precioso que no queríamos desperdiciarlo en el interior de los edificios. Entonces nos fuimos a caminar por la Praça do Império, construida en 1940 en conmemoración del imperio portugués; decisión que resultó acertada pues ya verán como se muestra el deterioro del clima en las fotos.
Luego del parque nos dirigimos hacia el río Tajo. La Boca de Belém queda justo al cruzar la Avenida de India y la Avenida de Brasília, y desde allí, entre las pequeñas embarcaciones, puede verse el parque y el monasterio que dejamos en la distancia.

Justo al lado se encuentra el Padrão dos Descobrimentos. Este monumento de 150 pies de altura, construido también en 1940 como parte de la Exhibición Mundial Portuguesa, representa una caravela con figuras de los descubrimientos que incluyen a Vasco da Gama entre otros. Es tan grande que domina el espacio abierto a orillas del río pero, siendo el río en si tan ancho, no desentona con la vista del lugar.
Como pueden ver, ya para cuando nos acercábamos a la Torre de Belém ―de la que les contaré en la próxima entrada―, las nubes se asomaban peligrosamente y hacía una brisa fuerte, propia de estar en un lugar abierto a orillas del río. En la foto que sigue se puede ver completo el Padrão dos Descobrimentos y el puente 25 de abril, que originalmente se llamó Puente Salazar pero que obtuvo su nuevo nombre luego de la revolución de los claveles que terminó con la dictadura Salazarista en el 1974. Y así, sin prisas, seguimos caminando por el paseo en dirección hacia la torre.

1 comentario:

  1. Creo haber visto una foto de este río como ERA hace muchos años atras como para el siglo XXI. Qué diferente a lo que recuerdo era un río rodeado de plantas y arbustos...ahora mismo no recuerdo QUE texto leí que habla del Tajo pero lo había leído

    ResponderEliminar

Ahora cuéntame tú una historia... O coméntame de la mía, me encantará leer tu opinión.