sábado, 26 de junio de 2010

El muro de Berlín

Uno de los momentos mas tristes que recuerdo de mis viajes fue ver la muralla de Berlín. Mi historia personal y nacional no tiene nada que ver con los acontecimientos que tomaron lugar allí, pero la empatía es poderosa y puede transportarte a experiencias ajenas y hacerte reír o llorar con ellas. La foto de arriba muestra la única sección de la muralla que queda en su estado original. Un testamento de los horrores cometidos y en cierto modo una especie de garantía de que no se cometerán nuevamente.

Cuando llegamos a esta parte de la ciudad, lo primero que me pasó por la mente fue que estaba pasando por un lugar en construcción. Pero de repente caí en cuenta de dónde estaba parada y lo que significaba ese lugar. Fue como si un rayo me cayera encima y tuve que guardar silencio.

A veces pensamos, por las películas y otros medios de comunicación, que los alemanes en general fueron todos déspotas y asesinos. En cambio yo pienso que si muchos sí lo fueron, otros se dejaron llevar por la opinión pública de su tiempo y su entorno, y no tomaron seriamente su responsabilidad de ponerse del lado de la justicia. Eso también es un error condenable y en la historia es justamente enfatizado como tal. Pero a veces nosotros también nos dejamos llevar por la ignorancia y la apatía, y seguimos la corriente que no siempre está en poder de la verdad. Muchos alemanes pensaban que hacían lo correcto. Por los que eran malos y por los que no hicieron nada al respecto, se cometieron atropellos y horrores en esa muralla, y en Alemania en general. Y yo estaba allí, exactamente 20 años después, mirando un muro de concreto que en sí mismo no tiene ningún valor, pero que me transmitió un profundo sentimiento de luto y pena por las muchas almas perdidas.  
La muralla ha sido pintada, fragmentada y movida en diferentes áreas de la ciudad para ser utilizada con propósitos más positivos. Ahora enfatizan el progreso de Berlín y la victoria sobre aquella muralla tenebrosa, utilizándola como espacios en donde exhibir información histórica y cultural. Ambas murallas, o mejor dicho, ambas versiones de ella crearon un balance entre el pasado y el presente que me hicieron apreciar mejor la ciudad de Berlín y su visión hacia un futuro más brillante. 

3 comentarios:

  1. Es como mirar el Capitolio de Puerto Rico y pensar en todas las decisiones ridículas y erróneas que se toman allí dentro de ese circo estacionario de cemento...todos los países cuentan con un repertorio de maltratos y abusos de parte de aquellos que han querido tomar el poder y se han lucrado y beneficiado del dolor humano y de las necesidades de los demás.

    ResponderEliminar

Ahora cuéntame tú una historia... O coméntame de la mía, me encantará leer tu opinión.