martes, 28 de septiembre de 2010

En las entrañas de Seattle - Underground Tour


Seattle es hoy día una ciudad moderna como muchas otras en los Estados Unidos, pero en sus inicios las cosas fueron muy diferentes, y las historias en este tour de la ciudad fueron muy interesantes y divertidas. En especial porque los chicos y chicas que nos hicieron de guías resultaron ser las personas más alegres y entusiastas que he visto en mucho tiempo. Esa fue una constante en Seattle; allí la gente, por alguna razón, es muy optimista. Y ya de entrada les advierto que este tour es poco convencional porque la historia se trata con humor, sobre todo las inconveniencias de mudarse a construir una ciudad desde cero.

Esta parte de Seattle se fundó cerca de unos 12 pies por debajo de su nivel actual, y en la pequeña excursión te llevan a recorrer algunos de los pasadizos que han quedado debajo de la ciudad; específicamente bajo el área del Pioneer Square. Aparte de la basura y otros artículos en desuso, se pueden ver las fachadas antiguas de los edificios y hacernos una idea de cómo era la vida en aquel entonces. Como la ciudad estaba fundada al nivel del mar, y las mareas inundaban y ensuciaban todo, la gente se fue mudando a las colinas. Pero luego, los problemas empeoraron por causa de los desagües. Con la aparición de los inodoros se crearon cañerías para descargar los desperdicios hacia la bahía, y la presión que creaban estos contra la presión de las mareas provocaban que los inodoros expulsaran los desperdicios como balas hacia arriba en vez de bajar por la cañería. Estos detalles resultan ridículamente graciosos en las voces entusiastas de los guías; historias que definitivamente no aparecen en los registros históricos tradicionales.  

Artículos y basura de la época,
incluyendo el famoso crapper.
Otra anécdota en el tour fue la de como Thomas Crapper se adueñó en la opinión pública con el crédito de haber inventado el inodoro con cadena. Quién lo inventó fue John Harrington, pero al final, como suele suceder con muchos artículos, la gente termina asociándolos con el nombre de la marca, en este caso Crapper & Co. Y en Seattle, en vez de toilet, lo comenzaron a llamar crapper. Algunos piensan incluso que de ahí se derivó la palabra crap para referirse a los desperdicios humanosEl pobre señor Crapper quedó registrado en la historia de la ciudad con su muy reconocido apellido. ¿Será que el karma existe?

Al final, lo que salvó la ciudad de esta disparatada situación fue un fuego que la consumió en 1889 y obligó a los seattlelitas a reconstruir la ciudad de manera más segura; en otras palabras, todos los edificios fueron reconstruidos de ladrillo en vez de madera. Y para evitar la situación con los crappers, decidieron reconstruir la ciudad a un nivel más alto, enterrando por completo el primer nivel de los edificios que no fueron quemados en el incendio. Para esto crearon enormes murallas de contención y fueron rellenando los canales con tierra y toda clase de desperdicios. Hoy día, las entradas de los edificios que sobrevivieron el incendio quedan en lo que era el segundo nivel, dejando el primer nivel por debajo de la acera y dando origen a este underground tour.

Tragaluz en la acera visto desde uno de los túneles
Pero estos túneles no fueron creados de la noche a la mañana, y durante un tiempo provocaron toda clase de situaciones e inconvenientes para las damas que tenían que subir y bajar escaleras para cruzar de un lado al otro de la calle. Que nadie se alarme que siempre aparecían caballeros ¡dispuestos a ayudarlas! Otras historias mencionadas en el tour incluyen las supuestas costureras que en realidad eran prostitutas, y otras sobre como los túneles fueron utilizados para reuniones clandestinas durante los años de prohibición.

El Underground Tour, no sólo es gracioso a ratos y educativo en otros, pero es único y te transporta en el tiempo a una época cuando la vida era difícil y adaptarse era obligatorio. Los fundadores de Seattle la pasaron duro, pero crearon al final una ciudad progresista y con mucho caracter. Definitivamente una excursión muy recomendada. 

4 comentarios:

  1. Me parece curioso eso que dices de que en Seattle la gente siempre esta sonriendo y que es feliz cuando desde que me mude a WA siempre he escuchado que Seattle esta entre las ciudades de con el indice mas alto de depresion y suicidio dado a que pasa mas tiempo nublado que despejado. He estado varias veces en Seattle y de todas las veces muy pocas veces ha estado despejado, incluso cuando nos fuimos a encontrar contigo pasamos un dia despejado y otro nublado. Me puse a buscar en internet y no encontre nada oficial pero si que esta entre los mas altos en suicidios per capita, cosa que es comprensible dado a que obviamente esta menos habitado que el este... Apesar de eso me gusta la ciudad de Seattle y tendremos que algun dia tomar ese tour bajo tierra, que parece que las ciudades bajo tierra terminan siendo muy comunes en el estado Washington. Me alegro mucho verte y lo pasamos muy bien! =))

    ResponderEliminar
  2. Tu has estado en Seattle más veces que yo, y no puedo comparar las experiencias ya que la mía fue de pocos días, pero quizás se deba a que en NYC la gente es más áspera en el trato hacia los visitantes y en Seattle se les veía muy entusiasmados de tenernos de visita en su ciudad. Yo tengo reservas con eso de las estadísticas de suicidios. Por ejemplo algunos dicen lo mismo de los países nórdicos, pero también salen como los países donde la gente es más feliz. Ya sé, sólo hay una forma de averiguarlo... tengo que regresar para una ¡segunda opinión! jaja
    Ah, y sobre todo, yo también disfruté mucho de verte de nuevo. un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. jajaja bueno... en eso tienes razon en NYC cada cual es un mundo totalmente separado que no necesita ni sonreirte, aca la gente si te sonrie. De todas maneras Seattle aunque es una ciudad es mucho mas relajada que NYC, la gente no anda tan aprisa como en NY. Y que conste que no fue una critica solo que me llamo la atencion, creo que el hecho que estoy acostumbra a que la gente es mas cordial aca no me doy cuenta de esos detalles... ;-) Otro abrazo! =))

    ResponderEliminar
  4. Si, actualmente estoy pasando unos días aquí. La mayoría de las personas son atentas, amables y de buen humor. Se ríen fácilmente...Pensonalmente me parece que es un paisaje depresivo, todo el tiempo nublado, pero la gente local lo hace sentir muy bien. Eso compensa mucho.

    ResponderEliminar

Ahora cuéntame tú una historia... O coméntame de la mía, me encantará leer tu opinión.