martes, 23 de noviembre de 2010

Mi visita al zoológico Taronga de Sydney

Los canguros eran las estrellas entre los animales que esperaba ver en Australia, y desde niña soñaba con aventuras a lo Indiana Jones, pero tengo que decir que me llevé muchas sorpresas cuando visitamos el zoológico de Sydney. Tantos animales nuevos y ¡que parque tan espectacular! Para llegar al zoológico Taronga hay que coger uno de los ferris y luego un teleférico, porque el parque zoológico ocupa una colina al otro lado de la bahía. El parque es enorme y hay muchos animales que también he visto en los zoológico de otras ciudades, pero les quiero mencionar los que me impactaron más, no solo por ser animales completamente nuevos para mí, pero también porque me parecieron hermosísimos, cada uno a su manera.

La exhibición de los koala tenía un área especial dónde te tomaban fotos con ellos, o más bien cerca de ellos, y por supuesto que había una fila imposible. Yo traté de acercarme lo más que pude para tomar esta foto, pero desistí de hacer la fila porque apenas comenzábamos a caminar el parque y aún quedaba mucho por ver. Pero verlos me hizo recordar que una vez, en un viaje a Cartagena, tuve la oportunidad de cargar a un perezoso.  Resultó que el perezoso no era tan suave como yo me imaginaba, pero sigo convencida de que el Koala sí debe ser como cargar un peluche. Y aunque el koala parezca un osito en realidad es un marsupial, se mueven lentamente, casi tanto como el perezoso, comen hojas todo el día y no pierden la calma por nada.

De lo “chulito” seguimos a lo peligroso porque la siguiente exhibición que me llamó la atención fue la de los reptiles. Mi hermano era loco con los ellos, en especial los cocodrilos, y hasta decía convertirse en uno con tal de asustar a mi hermana cuando ella era pequeña. “Kokodro” se llamaba su alter ego, y que mucho nos reímos (Sorry, Gretchen). Pero lo que encontramos a continuación no fueron cocodrilos sino un reptil que para mi es uno de los más “bonitos” e interesantes; el dragón de Komodo. Es un reptil sagrado en algunas partes del pacífico y tratado mejor que a un bebé por sus cuidadores. Y ya no recuerdo en qué película salía Mathew Brotherik cargando uno por todos lados. Su aspecto intimida y, por buenas razones; con una carita como esa yo prefiero mantener la distancia. La exhibición con reptiles más pequeños también resultó divertida. Allí vimos a este otro que muestro en el video; hasta parece de mentira. El nombre lo averigüé por Internet porque ni sabía que existía. Se llama clamidosaurio de King y a mi me recordó aquel dinosaurio de la película Jurasic Park, el que dejó ciego al gordito (Nedry) escupiéndole veneno en la cara. Me parece súper gracioso como se mueve, pero sólo si está al otro lado del cristal.
video
También vimos el animalito emblema del Taronga, el ornitorrinco, que no sólo tiene un nombre raro, sino que parece un cruce genético entre un pato y un castor. Pena que no pude sacarle una foto por la poca luz en la exhibición, pero ahí les dejé el link para que se lo vean. Pero hay otro animalito que es fiel al nombre que le dieron, el demonio de Tasmania. Este es representado en las tiras cómicas como un torbellino y es que ciertamente ¡lo es! Traté y traté de tomarle una foto pero todas salieron muy movidas,  y es que ¡no se estaba quieto! Hacía un ruido horrible, como un chillido, y no paraba de correr de un lado para el otro precisamente como un endemoniado. El pobre está en peligro de extinción y el zoológico está haciendo esfuerzos por ayudarlos y por educar a la gente sobre su importancia. Están siendo víctimas de un cáncer que los está extinguiendo. Aquí les dejo un link, donde los pueden apreciar mejor y enterarse sobre lo que el Taronga está haciendo por rescatar a esta especie.
Según nos fuimos acercando al área de los canguros, fueron apareciendo otros animales que no esperaba ver, como los Taquiglósidos. Con ese nombre tan raro no me decían nada, y de primera vista pensé que eran puercoespines, pero son una especie de mamíferos come hormigas, similares en apariencia a los erizos. Muy graciosos por cierto.
Yo buscaba canguros pero este se convirtió en mi favorito, el wombat. No sólo porque es de lo más lindo, pero también porque por unos minutos tuve la oportunidad de tocarlo e imaginarme que era mi mascota. Un letrero nos advertía que estos animales con apariencia amistosa muerden, pero yo tenía que arriesgarme. Total, lo mismo dicen de los perros. Los wombats o uómbats tienen un pelaje súper suave como la gamuza, y parece que les gusta que los toquen, al menos a este que vimos allí.

Por último, los más añoñados del zoológico y que me dejaron un poco decepcionada, los canguros y los walabí… parecen lo mismo pero no lo son. En el Zoo de Sydney tienen un área abierta dónde se puede entrar y pasear entre ellos, como un corral grande con una vereda que lo cruza para poder verlos desde muy cerquita. Claro que no se dejan tocar, y yo no lo iba a intentar, pero ¡que perezosos son! Viven la buena vida acostados en la sombra o comiendo zanahorias. Y ya sea por lo acostumbrados que están de ver gente pasar, prácticamente ni se enteran de tu presencia. Al que sale en el video, huyendo de la cámara, fue el único que pude capturar en movimiento y sólo fue por un par de segundos.


video
La caminata fue extenuante, porque no paramos de subir y bajar las veredas entre exhibiciones. Ya luego, bajando en el teleférico al final de nuestra jornada me di cuenta de que había dejado el bultito de mi cámara y quién sabe dónde iría a parar... se lo dejé a Sydney de recuerdo porque no valía la pena regresar. El sentido de pérdida duró poco y en seguida me reanimó la hermosa vista que pudimos apreciar durante la bajada, y la colección de animales fantásticos que habíamos visto. Es increíble como estas especies tan diferentes y variadas se han adaptado a un clima tan cambiante y difícil como el de Australia y que bueno fue poder verlos, aunque fuera en cautiverio. Si vas a Sydney, el parque zoológico Taronga es definitivamente una visita obligada.

3 comentarios:

  1. Hola que tal¡

    Mi nombre es tania soy administradora de un directorio de webs/blogs, navegando por la red ví tu página y está muy buena, sería genial contar con tu site en mi sitio web y asi mis visitas puedan visitarlo tambien.

    Si estas de acuerdo solo escribeme.
    tatuschang@hotmail.com

    Exitos, un beso

    ResponderEliminar
  2. Oye Lyma, yo recuerdo que cuando era peque~a veia una seria que salia un canguro... No se si sabes de que hablo, no recuerdo el nombre ni nada, pero cuando lei este blog me trajo esos recuerdos que estaban bastante escondidos en mi memoria... Me senti como si hubiese caminado por el zoologico tambien... =))

    ResponderEliminar
  3. Me quedé pensando a ver si recordaba lo de la serie pero no, nada. Y si te sentiste como si hubieses caminado el Zoo, entonces misión cumplida. ;)

    ResponderEliminar

Ahora cuéntame tú una historia... O coméntame de la mía, me encantará leer tu opinión.